Inteligencia Emocional Archives - Do it! Coaching Barcelona

Inteligencia Social y Emocional, más práctica y menos excusas

La importancia de una buena gestión de las emociones en el ámbito laboral y personal es algo que ya quedó patente en el libro de Daniel Goleman del año 96. Pero, todo y así, 18 años después, seguimos encontrándonos en las empresas con muchas personas que carecen de estas habilidades.

agresividad

Parece haber una barrera importante entre la teoría y la práctica. Y es que sabemos de los beneficios de una correcta gestión de las emociones, tanto a nivel individual como en las relaciones sociales, y posiblemente conozcamos la teoría pero es en el momento de llevarla a la práctica dónde todo ese conocimiento parece desvanecerse.

 

Tenemos todas las excusas que queramos: es que hay mucho trabajo, estoy cansado/a, el estrés, la presión por unos resultados, no vengo al trabajo a hacer amigos, etc pero en el fondo es una cuestión de practicar más y excusarse menos.

No nos es extraño oír historias de jefes (que no líderes) en diferentes empresas, ámbitos y niveles en las que hay personas que por sistema chillan, pegan broncas, se burlan, menosprecian, amenazan, … Creando ambientes hostiles en los que la productividad desciende en picado. Pero este problema no afecta sólo a los directivos sino que también podemos conocer casos de compañeros que no colaboran, que entorpecen el trabajo, que se intentan hacer un hueco a base de pregonar los fallos de los demás, que no comparten información, etc

En cualquiera de estas situaciones las responsabilidades están repartidas, tenemos a RRHH, a los jefes directos de estas personas, a estas personas y a nosotros mismos. Un cambio en cualquiera de estos frentes puede suponer una mejora en la situación.

Si tenemos en cuenta la matriz del aprendizaje los casos pueden ser múltiples:

Matriz_aprendizaje_incompetente

 

Personas que no son conscientes de la situación (el piloto automático es uno de los mayores enemigos del aprendizaje)

Personas que son conscientes de su falta de habilidad en este área y que no quieren aprender o que simplemente no saben cómo hacerlo.

Como comentábamos al inicio este tipo de habilidades como de verdad se aprenden y como uno llega  a ser competente, es con la práctica. Está claro que vienen acompañadas de un marco teórico mínimo para permitirnos ver la realidad de una forma ligeramente diferente y saber que es lo que no sabemos, pero eso es todo.

Lo verdaderamente importante para consolidar una competencia es la experiencia, la práctica, y el coaching  nos lo permite.

Por una parte nos da la posibilidad, desde la serenidad, de darnos cuenta e identificar las áreas de mejora. Y por otra parte nos permite  entrenarlas y desarrollarlas en el día a día, allí dónde tenemos la carga de trabajo, el estrés, etc. No en un aula o en una actividad puntual.

Y lo mejor de todo es que para empezar tan sólo se necesita querer hacerlo. Para saber más sobre los procesos de coaching de Do it!