Blog Reflexiones sobre el
liderazgo y el coaching

El coaching ¿sirve para todo?

Se dice que el coaching es muy útil, que ayuda a conseguir objetivos de manera más focalizada, a encontrar nuevas soluciones, nuevas perspectivas,… Pero ¿sirve el coaching para todo?

Para poder responder a la pregunta  nos ayudaremos de la matriz de Creatividad-Urgencia diseñada por Leonardo Ravier:

 

Matriz_Creatividad_Urgencia_L.Ravier

 

 

Esta matriz analiza los diferentes ámbitos y profesionales que son más adecuados en función del grado de creatividad y de urgencia requeridos.

 

Lo primero que vemos es que el coaching es adecuado cuando se necesita un alto grado de creatividad y la urgencia es baja. Así que la respuesta a la pregunta sobre si coaching sirve para todo sería que no. No es la mejor solución para todas las situaciones.

Veamos los motivos por los que el coaching se encuadra en esa parte de la matriz:

Alto grado de creatividad:

El coaching es útil cuando necesitamos pensar diferente para encontrar nuevas soluciones o respuestas basadas en nuestra experiencia. Cuando necesitamos algo genuino, hecho a nuestra medida, y no nos sirve lo que ya existe. Cuando podemos aprender  por nuestra cuenta.

Baja urgencia:

Necesitamos disponer  de un tiempo para poder alcanzar el objetivo. La reflexión, el dar con nuevas opciones, probarlas y sacar conclusiones, para volver a empezar, requiere de un tiempo. Bien es sabido por todos que con prisas la creatividad no funciona bien. Ejemplo: un vídeo de la relación creatividad-urgencia

 

Por lo tanto existen mejores soluciones que el coaching cuando:

Necesitamos una solución urgente

En el caso de necesitar una solución rápida, por ejemplo: adaptarse a un nuevo cargo en semanas, tomar una decisión urgente que tiene una fecha límite, etc. El coaching no es recomendable por lo comentado anteriormente: por una parte porque el propio funcionamiento del proceso requiere de un tiempo y, por otra parte, porque si nuestro cerebro está alerta ante algo inminente en parte está enfocado/bloqueado y nos va a ser difícil poder crear un espacio de reflexión que nos permita soluciones nuevas.

En ese caso podríamos recurrir al mentoring, si la solución tiene que ser creativa, extrapolada de la experiencia de otros, en este caso. O bien a la consultoría o el asesoramiento si se trata de una solución más estándar.

 

Necesitamos conocimientos previos

En el caso de necesitar unos conocimientos explícitos, unos conocimientos formales, porque es un tema que desconocemos. Por ejemplo: Aprender inglés, aprender a gestionar el tiempo, aprender a gestionar reuniones, etc

El coaching no sería recomendable porque al ser un tema que desconocemos (no tenemos conocimientos formales ni experiencia) nos será difícil poder encontrar soluciones por nosotros mismos.

En ese caso podríamos recurrir a la formación, si disponemos de tiempo. O bien de la consultoría o la asesoría, si es que necesitamos una respuesta rápida.

 

Esto no quiere decir que, si tras formarnos/asesorarnos/mentorizarnos  y ponerlo en práctica, vemos que nos sigue fallando algo y disponemos de tiempo, no podamos recurrir al coaching.

En ese caso, si ya no existe la urgencia y dispusiéramos de un mínimo de conocimientos y experiencia, nuestra situación ya se encuadraría dentro del coaching.

El tiempo necesario para un proceso de coaching, por dar una referencia general, oscilaría entre 2 y 6 meses. Pudiendo llegar a 12-18meses en algunos casos. Aunque dependerá mucho de la persona y la meta que se plantee.

Para saber más sobre los procesos de coaching de Do it!

 

 

 

Comments (0)

    Add a Comment