Competencias Archives - Do it! Coaching Barcelona

Inteligencia Social y Emocional, más práctica y menos excusas

La importancia de una buena gestión de las emociones en el ámbito laboral y personal es algo que ya quedó patente en el libro de Daniel Goleman del año 96. Pero, todo y así, 18 años después, seguimos encontrándonos en las empresas con muchas personas que carecen de estas habilidades.

agresividad

Parece haber una barrera importante entre la teoría y la práctica. Y es que sabemos de los beneficios de una correcta gestión de las emociones, tanto a nivel individual como en las relaciones sociales, y posiblemente conozcamos la teoría pero es en el momento de llevarla a la práctica dónde todo ese conocimiento parece desvanecerse.

 

Tenemos todas las excusas que queramos: es que hay mucho trabajo, estoy cansado/a, el estrés, la presión por unos resultados, no vengo al trabajo a hacer amigos, etc pero en el fondo es una cuestión de practicar más y excusarse menos.

No nos es extraño oír historias de jefes (que no líderes) en diferentes empresas, ámbitos y niveles en las que hay personas que por sistema chillan, pegan broncas, se burlan, menosprecian, amenazan, … Creando ambientes hostiles en los que la productividad desciende en picado. Pero este problema no afecta sólo a los directivos sino que también podemos conocer casos de compañeros que no colaboran, que entorpecen el trabajo, que se intentan hacer un hueco a base de pregonar los fallos de los demás, que no comparten información, etc

En cualquiera de estas situaciones las responsabilidades están repartidas, tenemos a RRHH, a los jefes directos de estas personas, a estas personas y a nosotros mismos. Un cambio en cualquiera de estos frentes puede suponer una mejora en la situación.

Si tenemos en cuenta la matriz del aprendizaje los casos pueden ser múltiples:

Matriz_aprendizaje_incompetente

 

Personas que no son conscientes de la situación (el piloto automático es uno de los mayores enemigos del aprendizaje)

Personas que son conscientes de su falta de habilidad en este área y que no quieren aprender o que simplemente no saben cómo hacerlo.

Como comentábamos al inicio este tipo de habilidades como de verdad se aprenden y como uno llega  a ser competente, es con la práctica. Está claro que vienen acompañadas de un marco teórico mínimo para permitirnos ver la realidad de una forma ligeramente diferente y saber que es lo que no sabemos, pero eso es todo.

Lo verdaderamente importante para consolidar una competencia es la experiencia, la práctica, y el coaching  nos lo permite.

Por una parte nos da la posibilidad, desde la serenidad, de darnos cuenta e identificar las áreas de mejora. Y por otra parte nos permite  entrenarlas y desarrollarlas en el día a día, allí dónde tenemos la carga de trabajo, el estrés, etc. No en un aula o en una actividad puntual.

Y lo mejor de todo es que para empezar tan sólo se necesita querer hacerlo. Para saber más sobre los procesos de coaching de Do it!

 

 

 

Los MOOC’s no son la revolución en la formación online

Interesante artículo de Michelle Weise en el blog de Harvard Business Review en el que nos desvela cuál es la verdadera innovación que se está llevando a cabo en la educación online en EEUU.

Es de suponer que, aunque con un poco de retraso, esta tendencia acabe llegándonos así que no está de más saber de qué se trata.

A continuación os dejamos con la traducción del artículo. (Aquí tenéis el artículo original en inglés)

 diagnostico

“Los datos confirman lo que ya sabemos: el reclutamiento es una actividad imprecisa, y las carreras no comunican un gran que sobre el potencial y la idoneidad de los candidatos. Los empleadores tienen que saber lo que un estudiante sabe y puede hacer.

 

Algo está claramente mal cuando sólo el 11% de los líderes empresariales – en comparación con el 96% de los directores académicos – creen que los graduados tienen las habilidades requeridas por mercado laboral. Es también poco probable que los líderes empresariales estén siguiendo de cerca lo que está pasando en la educación superior. Incluso el reciente alboroto en torno a los cursos masivos en línea abiertos (MOOCs) Que son más de lo mismo: académicos diseñando cursos que se corresponden con sus propios intereses en lugar de las necesidades del mercado laboral, pero ahora lo hacen online.

 

Pero hay una nueva ola de proveedores de aprendizaje en línea basados ​​en competencias que no tiene absolutamente nada que ver con la oferta de cursos gratuitos, masivos o abiertos. De hecho, ni siquiera están construyendo cursos per se, sino que están creando una nueva estructura para el aprendizaje que va a tener un gran impacto en las empresas y organizaciones de todo el mundo.

 

Se llama educación online basada en competencias, y que va a revolucionar el mundo laboral.

 

Digamos que un recién graduado con la carrera de historia se da cuenta de que para alcanzar su sueño de trabajar en Facebook, necesita un poco de experiencia en marketing en los medios sociales. Volver a la escuela no es una opción deseable, y muchas escuelas ni siquiera ofrecen cursos relevantes en social media. ¿Dónde está el programa asequible, accesible, específico y de alta calidad que necesita esa persona para mejorar su habilidad?

 

La educación online basada en competencias es la clave para llenar los vacíos de habilidades en los trabajadores. En términos generales, la educación basada en competencias identifica los resultados del aprendizaje explícito en lo que respecta a los conocimientos y la aplicación de esos conocimientos. Que incluyen objetivos de aprendizaje medibles que empoderan a los estudiantes: esta persona puede aplicar los principios financieros para resolver problemas de negocios; ya que puede aplicar los principios financieros para solucionar problemas empresariales; es persona puede escribir memorandos evaluando la similitud entre informaciones aparentemente inconexas; o esa persona puede crear y explicar los resultados de grandes datos, aplicando los conocimientos de minería de datos y técnicas avanzadas de modelado.

 

Las competencias no son nada nuevo. Hay escuelas que han ofrecido educación basada en competencias offline durante décadas, pero sin un medio tecnológico, los programas offline no han sido capaces de sacar el máximo provecho de lo que las competencias tienen que ofrecer.

 

Un pequeño pero creciente número de instituciones educativas como College for America (CfA), Brandman, Capella, la Universidad de Wisconsin, Northern Arizona, y Western Governors están implementando programas online basados ​​en las competencias. Aunque muchos aún están en etapas iniciales. Cada vez está más claro que las competencias online tienen el potencial de crear itinerarios de aprendizaje de alta calidad que sean asequibles, escalables y adaptados a una amplia variedad de industrias. Es probable que con el tiempo puedan ganar fuerza y proliferar.

(…)

He aquí el por qué los líderes empresariales deberían tener en cuenta la educación por competencias: las credenciales revelan habilidades identificables y disposiciones que significan algo para un empleador. A diferencia de la caja negra del diploma, las competencias conducen a un sistema más transparente que pone de relieve los resultados de aprendizaje del estudiante.

 

Los expedientes académicos revelan muy poco acerca de lo que un estudiante sabe y puede hacer. Un empleador nunca sabe del todo lo que significa si un estudiante tiene una B + en Antropología Social o una C en Geología. La mayoría de los colegios miden el aprendizaje en horas de crédito, lo que significa que son muy buenos para indicar el tiempo que un estudiante se ha sentado en una clase en particular – no lo que el estudiante realmente ha aprendido.

 

El aprendizaje basado en competencias le da una vuelta de tuerca más y se centra en el dominio de un tema sin tener en cuenta el tiempo que se necesita para llegar allí. Un estudiante no puede seguir adelante hasta que demuestra la fluidez necesaria en cada competencia. Como resultado de ello, el empleador puede estar seguro de que cuando un estudiante puede usar las fórmulas matemáticas para tomar decisiones financieras; el estudiante domina esa competencia. El aprendizaje está fijado, y el tiempo es variable.

 

Es más, muchos de estos proveedores de educación están consultando a diferentes Consejos  Industriales para comprender mejor lo que los empleadores están buscando. Las empresas y organizaciones de todos los tamaños pueden ayudar a construir una serie módulos breves de habilidades para sus trabajadores. El conjunto de módulos ni siquiera necesariamente tiene que culminar en una credencial o un título, porque la propia empresa valida el proceso de aprendizaje. Grandes empresas como The Gap, Partners Healthcare, McDonalds, FedEx, ConAgra Foods, Delta Dental, Kawasaki, Oakley, American Hyundai, y Blizzard son sólo algunas del creciente número de empresas que están apostando por la formación por competencias mediante la colaboración con instituciones como Brandman, CfA y Patten. Habiendo construido esa vía de aprendizaje en colaboración con el proveedor de la educación, el empresario sabe que, con toda seguridad, los estudiantes tendrán las habilidades necesarias para el trabajo de aquí en adelante.

 

Para los adultos que están buscando mejorar habilidades, las ventajas son obvias. Estos programas tienen un precio comparable, o menor que, los colegios comunitarios, y la mayoría ofrecen modelos de subscripción básicos para que los estudiantes pueden pagar una tarifa plana y completar tantas competencias como lo deseen en un período de tiempo establecido. En lugar de tener que sentarse durante 16 semanas en un solo curso, un estudiante podría potencialmente acelerar el proceso de aprendizaje y aprender en ese tiempo lo mismo que en un programa normal de un año. De hecho, un estudiante que estaba trabajando a tiempo completo y se matriculó en College for America obtuvo su título de diplomado en menos de 100 días. Eso significa menos costes de oportunidad y un gran ahorro de costes. Para algunos, el coste de esa diplomatura puede ser cubiertos por la empresa con el reembolso de la matrícula – una diplomatura universitaria por menos de 5.000 dólares. Sin embargo, es vital resaltar que lo importante en la educación basada en competencias es el dominio de habilidades y no tanto la velocidad. La principal virtud de estos programas es que permiten evaluar y certificar lo que un estudiante sabe y puede hacer.

 

Con el tiempo, los empleadores podrán observar de primera mano y validar si la calidad del trabajo o resultados de sus empleados son substancialmente diferentes con la aplicación de estos nuevos programas en el lugar de trabajo. La educación online basada en las competencias tiene el potencial de proporcionar experiencias de aprendizaje que hacen bajar los costes, acelerar la obtención de un título, y producir una variedad de programas convenientes, personalizables y específicos para las necesidades emergentes de nuestro mercado de trabajo.

 

Un nuevo mundo de aprendizaje está por venir. Es hora de prestar atención.”

 

Sigue el link si estás interesado en los programas de formación de Do it!