Blog Reflexiones sobre: liderazgo,
coaching y engagement

Formación equipos y liderazgo en el espacio

El día empezaba con un reto: conseguir que 80 personas adultas aprendieran a través de la experimentación y el juego conceptos como: el trabajo en equipo, la sinergia o el liderazgo.

Preparamos la sala para recibir a los miembros de la misión Quantum en la Estación Espacial Internacional. Nada más entrar los participantes se encontraban con las vistas de la tierra y una banda sonora.

 

Misión Qunatum: Vista de la tierra desde el laboratorio Columbus en la Estación Internacional

Misión Quantum: Vista de la tierra desde el laboratorio Columbus en la Estación Internacional

Al llegar a sus asientos podían leer la carta de admisión en la misión y recoger su acreditación como miembro científico del programa.

 

Acreditación Misión Quantum

Acreditación Misión Quantum

Se notaba en el ambiente desconfianza, escepticismo, curiosidad y ganas de participar.

Poco a poco se fue desvelando a los participantes dónde se encontraban, para qué estaban allí y qué tenían en común: misión, visión y valores.

Muro Centro Control 1

Muro Centro Control 1

Y los muros de la sala fueron tomando vida: los de los equipos, el de la evolución de la misión, el enigma,centro de control, etc

La gente se fue conociendo y adentrando en la historia. La energía de la sala empezó a aumentar… Se podía ver caras de concentración, observar como se organizaba cada equipo y oír gritos de victoria al lograr superar los retos o bien la cuenta atrás del reloj en voz alta mientras algunos seguían apurando hasta el último segundo para acabar el reto.

 

Cuenta atrás para resolver el reto

Cuenta atrás para resolver el reto

¡Bien, parece que todos logramos cumplir nuestra misión!

Encuentra el Rumbo de tu Organización

¿Qué hace que ante una crisis algunas empresas crezcan y avancen mientras otras se estancan o desaparecen?¿Sólo depende del entorno?

En el artículo publicado en el blog de Daniel Goleman nos da algunas pistas:

“Las ciencias sistémicas usan el término resiliencia para defininir ecosistemas y sistemas vivos que tienen capacidades adaptativas
¿ Por qué se caracterizan las organizaciones resilientes?

Compartir el poder del conocimiento
Debería haber una nivel de distribución justo del poder y la autoridad para que las adaptaciones puedan emerger en cualquier parte de la organización para aprovechar todas las oportunidades. Si se dirije desde la cúpula hacia la base, se está transmitiendo el mensaje de que la única fuente de ideas y soluciones está en los altos mandos. Pero en los sistemas adaptativos, puede desarrollarse algo importante en cualquier nivel de la organización.
Comunicación Abierta
Debe existir una cultura de mútua valoración y respeto para que ese conocimiento pueda ser transferido. Sino la competitividad entre compañeros de trabajo pueden llegar a frenar una idea antes incluso de que empiece a desarrollarse. Algo innovador puede llegar a gestarse pero, si el entorno no es el adecuado, nos podemos encontrar con que inmediatamente alguien intentente matar esa idea o desacretidarla. En un ambiente más respetuoso los otros miembros del equipo podrían decir: ¡Vaya! eso es muy interesante. ¿Cómo lo harías? Bueno, tenemos un problema ¿nos podrías ayudar?
Hacer que la misión sea significativa
La gente tiene que pensar que está haciendo algo que es verdaderamente importante. Esto es fácil de decir, cada empresa tiene definidas una misión y visión. Pero si el equipo no ha interiorizado esas definiciones éstas, no son reales, son sólo palabras. Si ves tu puesto como insignificante estarás menos interesado e implicado en contribuir a que la organización consiga llevar a cabo sus planes con éxito.
Anima a las personas a pensar y compartir de qué manera se puede convertir la organización en un sitio en el que verdaderamente valga la pena trabajar. Puede que incluso descubras una solución valiosa que no esperabas encontrar.”
Fuente: https://www.goodreads.com/author_blog_posts/6282527-daniel-goleman-find-your-organization-s-rudder

Esta manera de actuar supone para algunas empresas un cambio de paradigma (de manera de hacer y ver las cosas) situación en la que el coaching organizacional puede ser de gran ayuda para canalizar, potenciar y consolidar todo este proceso de cambio.

Aclaraciones sobre el coaching

Queremos compartir con vosotros este artículo tan clarificador e interesante que Leonardo Ravier, nuestro mentor y referente, ha publicado en su blog: http://leoravier.com/blog/2014/05/02/conceptos-claves-en-coaching/

http://leoravier.com/blog/2014/05/02/conceptos-claves-en-coaching/

Esperamos que sirva para clarificar un poco qué es esto del coaching que crea tanta confusión.
Muchas gracias Leo por tu empeño en dar a conocer lo qué es el buen coaching.

Dame la patita: No

Esperar a que te digan lo que tienes que
hacer no siempre da los mejores resultados

En este post voy a hablar de la tendencia que tenemos a pedir que nos digan lo que tenemos que hacer y como, al hacerlo, perdemos la oportunidad de ser creativos, encontrar mejores soluciones y que éstas, sean a nuestra medida.
Uno de los retos del coach no-directivo es explicar el valor añadido que tiene nuestra profesión cuando le dices al cliente que, en la sesión, la única opinión que cuenta es la suya. Que no le vas a decir lo que tiene que hacer ni tampoco si lo que dice, piensa, siente o hace está “bien” o está “mal”.
Es un tema difícil este de no aconsejar porque estamos bastante acostumbrados a pedir, y también a que nos den, la opinión (a veces incluso sin pedirla…) En casa, en el trabajo, en las tiendas, en los foros de internet, las amigas, la familia, los jefes, los compañeros, los médicos, los asesores,…
Y es que cuando tenemos una preocupación nos salta el automático ¡zas! ¿A quién conozco yo que pueda darme un buen consejo? O, por qué no, que me lo pueda solucionar. Y es que, a pesar de que la mayoría sabemos que esos consejos bien intencionados o soluciones milagrosas, a veces funcionan y a veces no, seguimos yendo a buscarlos.
¿Os habéis planteado cuántos consejos, recomendaciones, opiniones o críticas recibimos? ¿Y cuántos emitimos?

¿Qué nos impulsa a ello?
Una de las respuestas sería la “ley del mínimo esfuerzo” Que el esfuerzo que tenemos que hacer para obtener una respuesta es mínimo porque sólo tenemos que preguntar y tenemos muchas personas alrededor deseando darnos su opinión.

Otro motivo podría ser que si hacemos lo que alguien nos ha dicho, si no funciona, siempre le podremos echar la culpa, y hasta podemos ir después a quejarnos. La responsabilidad no es nuestra porque hemos hecho lo que nos han dicho y ¡no ha funcionado!
Y seguramente encontraréis algunas razones más.
El consejo parece muy tentador de entrada y si encima nos cuesta menos… Bueno, ahí viene la pregunta ¿seguro que nos cuesta menos?
¿Cuánto tiempo invertimos en pedir más opiniones si la primera no nos gusta o no funciona? ¿y en probarlo?¿y si la segunda tampoco nos sirve?
Pero algo para mi más importante ¿qué hemos aprendido por el camino? Me arriesgaría a decir que casi nada. Bueno sí, que a Menganito no le pregunto más sobre estos temas porque el consejo que me ha dado no me ha funcionado.
Y ¿qué pasa si lo que nos han aconsejado tiene consecuencias negativas para nosotros? Ahí, sí, podremos quejarnos, pero nos tocará acarrear con las consecuencias…
¿Hemos pensado en qué posición nos deja el necesitar de los consejos de los demás para poder tomar decisiones?
Y ¿qué pasaría si hubiésemos dedicado un poco más de esfuerzo de entrada? ¿Sería diferente?
Mi respuesta es sí. Tanto si ese esfuerzo lo hacemos nosotros solos, como si nos acompañados de un coach. El crear nuestro espacio para reflexionar sobre lo que nos conviene, nos gusta y queremos hacer y lo que no, nos dará la posibilidad de crear, creer y aprender.
Crear porque podremos aplicar soluciones que ya hemos usado a este nuevo reto o directamente encontrar nuevas respuestas.
Creer porque al ponerlas en marcha y funcionar nos sentiremos satisfechos de haber encontrado la solución y sabremos que somos capaces de resolverlo.
Aprender porque incluso si no encontramos la solución a la primera, se convertirá en un reto, en una motivación. Ya sabremos lo que fallaba y podremos buscar una alternativa.
Y, para mi, lo mejor de todo, ese conocimiento se vendrá con nosotros allá donde vayamos, será una lección aprendida que nos servirá para tomar las siguientes decisiones. Y ese tomar decisiones qué es sino que la responsabilidad.
Así que nada de esperar a que nos pidan que demos la patita 😉